Los certificados digitales X.509 sirven tanto para firmar electronicamente como para llevar a cabo el proceso de autenticación o verificación de identidad. El inconveniente que tienen es que su uso no está extendido en todos los países y que se basan en un sistema centralizado de validación (autoridad de certificación raiz). Además cuando se trata de firmar con dispositivos móviles es muy poco común que el firmante tenga instalado su certificado digital en su dispositivo, perdiendo de esta manera funcionalidad.

Certyfirma sustituye estas dos prestaciones de los certificados digitales por otros dos mecanismos:

  • verificación de identidad basada en biometría y documentos: esto que parece tan complicado es exactamente igual a lo que hacen los notarios (cuando acudes a una firma presencial) o cuando contratas online un producto financiero, seguro, etc, (también llamado KYC o “Know Your Customer”)
  • firma basada en criptografía certificada por blockchain: usamos los mismos algoritmos de cifrado que usan los certificados digitales, pero además registramos las huellas de esas firmas en un registro descentralizado (cadena de bloques o “blockchain”) y público, para proporcionar trazabilidad sobre todo el proceso y accesibilidad para permitir la verificación de las firmas en cualquier parte del mundo.